© 2017 Odontología Central 

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

41 2691453

Arturo Prat 1264 Curanilahue

Lun-Vie 10:30 a 13:00 hrs - 15:00 a 20:30 hrs

+56 961517363

Please reload

Entradas recientes

Piercing Oral, ¿una moda riesgosa?

 

Cada vez es más frecuente encontrar en la población, sobre todo en los jóvenes, el uso de piercing oral (labios, lengua, frenillo, mejillas) lo cual es preocupante si no se conocen sus riesgos, ya que puede tener importantes consecuencias para la salud bucodental. Aunque muchos lo interpreten como un símbolo de su personalidad, pasan habitualmente por alto sus complicaciones.

 

Ningún odontólogo recomendará el uso de piercing, al contrario, pero si pese a los riesgos el paciente decide hacerlo, es muy importante tener controles periódicos con su dentista para poder realizar un seguimiento de éste y los efectos en la salud oral.

 

 

Desde Clínica Odontología Central le recomendamos a nuestros pacientes informarse previamente antes de querer ser parte del mundo del piercing.

 

¿Una moda actual?

 

La práctica del piercing era utilizada ya en la antigüedad por distintos motivos, como para marcar diferencias religiosas, sociales, destacar algún signo de virilidad o por motivos estéticos. Es así que fue usada por egipcios, griegos, romanos, mayas y aztecas.
Por lo tanto esta "nueva moda", no es nada nueva, ya que se usa hace más de 50.000 años. 
 

En la actualidad, la modificación del cuerpo mediante la realización de tatuajes y de piercing ha pasado a ser parte del "body art", cada vez más aceptado en la sociedad como un estilo de vida, algo que va más allá de solo lo estético.
De todos los tipos de piercing practicados en la actualidad, son las perforaciones en los lóbulos de las orejas las que siguen siendo más comunes. Como consecuencia de cambios generacionales, esta práctica que ha sido considerada la más tradicional, se ha expandido a otras partes del cuerpo tales como la nariz, el ombligo y la lengua.
 
Esta modalidad de “body art” o arte de decorar el cuerpo no es inocua, presentando multitud de complicaciones cuando se presentan en la región oral destacando la retención de placa, las alteraciones periodontales y las fracturas a nivel dentario.

 

 

 

 

Infecciones

 Como consecuencia de la interrupción de la barrera natural de la piel o de ciertas mucosas, las complicaciones que comúnmente se producen son hemorragias e infecciones, generalmente por Staphylococcus aureus, en la zona de las perforaciones.
Principalmente, se observan patologías como impétigo, abscesos, bacteremia, osteomielitis, y meningitis, relacionadas con la infección. Los adolescentes que padecen enfermedades cardíacas y sistémicas pueden estar en riesgo de sufrir endocarditis bacteriana. También su práctica está asociada a un aumento del riesgo de transmisión viral (hepatitis B, hepatitis C, VIH) y complicaciones dermatológicas 
 
 

Complicaciones odontológicas

 

Las hemorragias durante y luego de la perforación constituyen una de las complicaciones locales más frecuentes debido a la zona anatómica donde se realiza.
Durante la perforación pueden producirse lesiones nerviosas afectando en el caso de los piercing linguales, el sentido del gusto o la función motora.
Las perforaciones son un espacio ideal para que se produzcan infecciones micóticas oportunistas, debido a la humedad permanente y la falta de higiene. Los piercings linguales pueden producir desgarros y alterar además las papilas linguales que provocarán una disminución en la capacidad para diferenciar diferentes gustos.
El trauma continuo en la mucosa puede causar eritema localizado y edema, y la formación de quistes y tumores.
En las piezas dentarias pueden producirse lesiones como fracturas coronarias, fisuras y erosiones que pueden involucrar el tejido pulpar provocando sensibilidad a las sustancias frías o dulces. Aquellos pacientes con coronas de cerámica, pueden sufrir fractura de la estructura.
 
Recesión gingival
 
Una de las complicaciones más importantes y frecuentes del piercing oral es la recesión gingival, produciendo una importante pérdida de inserción que puede dar lugar a una movilidad evidente y posterior pérdida de los dientes afectados. 
La aparición de las recesiones en la cara vestibular de los incisivos inferiores puede darse entre los seis meses y los dos años tras la colocación del piercing.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fracturas dentarias 

 

Los incisivos y molares suelen ser los más afectados, las fracturas pueden ocurrir durante la masticación, el habla o por jugar con el piercing.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si ya tiene piercings:
 
- Póngase en contacto con su odontólogo inmediatamente si tiene algún sintoma de infección: hinchazón, dolor, fiebre, zona enrojecida alrededor del piercing.

- Mantenga la zona limpia y libre de cualquier materia que pudiera acumularse en el piercing, idealmente usar enjuague bucal para ayudar en la limpieza.

- Evitar "juguetear" con el piercing entre los dientes, tener en cuenta el movimiento al hablar y comer.

- Comprobar el ajuste del piercing periódicamente, esto puede ayudar a evitar que se trague o asfixie con el.

- Si practica algún deporte, retirarlo antes de comenzar el ejercicio.

- Tenga controles con su odontólogo en forma regular, es la única forma de detectar lesiones más graves a tiempo.

 
Si te gustó este artículo, compártelo ;)

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload